I

 

PRIMERAS EXPERIENCIAS DE LOS RADIOAFICIONADOS

 

 

La radioafición empezó en el momento en que se produjeron los primeros experimentos con las ondas electromagnéticas, surgiendo personas que con auténtica vocación científica empezaron a ser atraídas por esa afición.

Los primeros pasos en comunicaciones se produjeron en Francia por Eugene Ducretet uniendo inalámbricamante la torre Eiffel con Pantheon (4 Km.), resultando una auténtica gesta. En 1899 Marconi hizo un enlace mas largo (46 Km.) uniendo Dover con Wimereux atravesando el canal de la Mancha.

Fue al final de la primera guerra mundial que gracias a la reciente invención de la válvula termiónica triodo se pudo introducir la amplificación en los receptores y conectando varias válvulas en paralelo se lograba aumentar la potencia de transmisión. Gracias a éstas se pudo introducir la amplificación en los radioreceptores y transmisores.

En 1925 por medio del radioaficionado F8JN se pudieron mandar mensajes al mundo entero desde Saigón a petición del general Ferrié.

En 1926 se hicieron enlaces en las bandas de 32 m. y 75 m. con los navíos.

La época dorada de la radio fue entre 1929 y 1941, en este tiempo se desarrollaron importantes técnicas que sentaron la base de la radioafición de hoy día. En dicho período se pusieron en marcha nuevos sistemas de comunicaciones como fueron la VHF, FM, SSB (banda lateral única), receptores de doble conversión y antenas directivas de alta ganancia. Fue un periodo de un gran avance técnico a pesar de la gran depresión económica y el comienzo de la Segunda Guerra Mundial. Pese a todo, fueron los años dorados para la Radioafición en los Estados Unidos. El número de radioaficionados salto de 16.829 en 1929 a 54.502 en 1941.

Nuevas estaciones de radio iban apareciendo cada día. También empezaron a aparecer en aquellos tiempos los "kits" (constrúyalo Ud, mismo) de radio y el público en general adoptó este medio de comunicación como si de un nuevo deporte se tratara. Gradualmente el público tomó conciencia de que los pioneros en la transmisión de onda corta eran los radioaficionados, gracias a los cuales se lograron avances importantes en las comunicaciones en onda corta y que alcanzaban grandes distancias por medio de comunicaciones en alta frecuencia (HF).

Al final de 1932, cuando la gran depresión económica, en la que una de cada tres personas laboralmente apta estaba sin trabajo y principalmente los jóvenes con mucho tiempo libre, se fue descubriendo y revalorizando el apasionante mundo de la recepción de ondas cortas. El radioaficionado de 1930 probablemente en paro laboral forzoso y con poco dinero, aprendió radioelectricidad por correspondencia; solamente un pequeño porcentaje de radioaficionados eran ingenieros o tenían estudios técnicos. Muchos de los viejos radioaficionados trabajaban en la industria de la radio o en las emisoras comerciales.

En aquellos tiempos los componentes de un aparato de radioaficionado eran relativamente baratos.

Fue a partir de 1934 cuando la industria de la radio creció espectacularmente, produciendo en gran escala los componentes electrónicos adecuados, lográndose que los radioaficionados se sintieran felices ya que podían construirse sus aparatos con poco dinero.

Esquema eléctrico del transmisor "Hartley"

En la figura se representa el esquema de uno de los transmisores más populares de la época, construido en los años 30. Este transmisor llamado "Hartley", sencillo, económico y muy estable, operaba en la banda de los 80 m. con una tensión de placa de 300 voltios, dando una potencia de salida de 7 vatios.

La mayoría de los radioaficionados transmitían en morse con potencias comprendidas entre 5 y 10 vatios.

 

 

PRIMERAS COMUNICACIONES

 

Inicialmente los equipos que se utilizaron emitían en una longitud de onda que hoy consideramos muy larga (200 m).

Uno de los primeros receptores lanzados al mercado en 1922.

  

Poco a poco las distancias de los enlaces fueron ampliándose, 1.600, 2.400, 3.200 Km; lógicamente la máxima ilusión de los pioneros de la radio era establecer contacto a través del Atlántico entre Europa y América.

A finales de 1921, la Asociación Americana ARRL envió a Europa a un aficionado experto, Paul F. Godley  2ZE, con el mejor equipo de recepción que se pudo conseguir. Una vez iniciadas las pruebas se pudieron escuchar treinta estaciones americanas. Al año siguiente continuaron las pruebas y los aficionados europeos confirmaron la recepción de 315 estaciones americanas, mientras que una estación francesa y dos inglesas fueron escuchadas en América.

Una vez que se pudo comprobar que las comunicaciones a través del Atlántico era posible, la próxima meta a conseguir fue establecer una comunicación bilateral ente América y Europa.

Los trabajos para alcanzar este contacto comenzaron, pero ¿cómo conseguir mas potencia?; muchas estaciones ya utilizaban la máxima permitida. ¿Mejores receptores?, ya se utilizaba el superheterodino. Entonces ¿que hacer? ¿Otras longitudes de onda?, ¿Qué sucedía por debajo de los 200 m.?, por aquel entonces se consideraba que aquellas longitudes  "tan cortas" no servían, pero ¿por qué no probarlas?

En 1922, se efectuaron pruebas en 130 m. con resultados alentadores.

A principios de 1923, en Estados Unidos la ARRL patrocinó experiencias en longitudes de onda inferiores a 90 m. con pleno éxito. La práctica demostraba que a medida que se reducía la longitud de onda, los resultados eran mejores.

A finales de 1923, y tras innumerables pruebas y preparativos, se pudo al fin establecer comunicación bilateral a través del Atlántico, cuando Fred Schenel 1MO (posteriormente W4CF) y John Reinartz 1XAM (posteriormente K6BJ),  comunicaron durante varias horas con Deloy, 8AB de Francia, trabajando las tres estaciones en 110 m. A la vista de este éxito, otras estaciones bajaron la longitud de onda de trabajo a 100 m y también pudieron establecer contactos bilaterales; se puede decir que fue el inicio de las ondas cortas.

En 1.924 ya eran muchas estaciones comerciales que emitían en la longitud de onda de 100 m. Obviamente tal cantidad de señales ocasionaron inevitablemente un sinnúmero de perturbaciones e interferencias. No hubo otra solución que en una serie de conferencias internacionales donde se acordara dividir y repartir las bandas de frecuencias para los distintos servicios. En 1.924 la ARRL, obtuvo las bandas de 80, 40, 20, 10 y 5 m. para los radioaficionados.

Una vez iniciadas la pruebas en la nueva banda de los 80 m. y se comprobaron las muchas e inesperadas posibilidades de transmisión. Comenzaron las pruebas en 40 m, lográndose comunicaciones bilaterales entre USA y Australia, Nueva Zelanda y Sudáfrica casi inmediatamente.

Acto seguido se prepararon equipos para la transmisión y recepción en 20 m. Esta nueva banda reveló posibilidades inesperadas cuando 1XAM se comunicó con 6TS de la costa del Pacífico a mediodía. Al fin se había logrado el gran sueño del aficionado: el DX y en horas diurnas.

 

Artículos varios en revistas especializadas, Internet y una traducción parcial del libro "Ser Radioaficionado" INTERNATIONAL AMATEUR RADIO STUDY GUIDE de Paul L. Rinaldo, (W4RI), editada por The American Radio Relay League (ARRL).

 

 

 

Página   1 Página   2 Página   3 Página 4 Pág. Principal